miércoles, 29 de marzo de 2017

Intervención en la comparecencia del ministro de exteriores Alfonso María Dastis con motivo del inicio del Brexit el 29 de marzo de 2017



«Hoy es un mal día. Es verdad que se trata de la salida de uno de los habitantes de nuestra casa común que menos cómodos se sentían dentro de ella, pero hasta ahora nadie quería salir de la UE. En este sentido, el día de hoy marca un antes y un después. Un antes que diré que no era maravilloso en cuanto a la participación del RU y un después, por lo tanto, que tampoco debería resultar en exceso decepcionante.

Por eso mismo, no tenemos derecho a caer en la melancolía. Ofrecimos todas las oportunidades al RU. Éste tuvo a su disposición una auténtica selva de opt-outs durante su tiempo de permanencia y aún esta misma Comisión, en su legislatura fallida, le permitió aún más excepciones. Nosotros hicimos TODO el esfuerzo. No nos era exigible nada más,

Por eso vamos a lo que nos toca ahora.

La importancia de los «guidelines». Todo lo que no entre en ellos y que se quiera introducir más tarde, deberá hacerse por consenso entre los 27. De ahí la importancia de este trámite y de que en las líneas-guía se incorporen todos los asuntos que interesan a España. Y de ahí también la derivada de que este Parlamento las conozca y las asuma. Un Gobierno sin mayoría absoluta debe actuar siempre de acuerdo con el Parlamento, más aún en las cuestiones que son trascendentales, como es esta.

En el mismo sentido, no es admisible que la comisión mixta para la UE no tenga todavía un documento del Gobierno en el que se analicen, sector por sector, las posibles consecuencias del Brexit para la economía española y sea un medio de comunicación el que haya filtrado extractos de un posible documento previamente elaborado. El Gobierno debería saber combinar el principio de la transparencia y el control parlamentario con una cierta reserva respecto de su estrategia, a fin de no mostrar sus cartas en exceso. Por lo cual, esas «guidelines» españolas deberían conocerse por el Congreso. Le pregunto, en concreto, si está usted de acuerdo con esta afirmación y, en consecuencia si va a poner en práctica esta petición.

Por cierto, la negociación debe ser entre el RU y la UE. Deberán despejarse cualesquiera dudas que existan en cuanto a una posible negociación bilateral entre el RU y cualquiera de los 27 países miembros. La UE es sin duda alguna una Unión perfectible, pero no debería dejar de ser una Unión, en especial en un caso de abandono del conjunto de la misma por una sola de las partes.

Nuestra segunda preocupación: El Gobierno debe garantizar que los intereses españoles son tenidos en cuenta por el equipo negociador de la Comisión. El Brexit no puede ser otra oportunidad histórica perdida para España de la que luego habría que lamentarse por la opacidad negligente del Gobierno o por la carencia de hacer uso del músculo adecuado. La foto de Versalles ha de servir para algo. Definir nuestros intereses en la negociación y que el Parlamento los suscriba. Tenemos para eso un plazo de tiempo muy breve. Mi pregunta: ¿va a articular su señoría un procedimiento para la aprobación parlamentaria de las prioridades españolas?

El criterio de Cs consiste en que las personas son lo primero y que las personas no pueden convertirse en rehenes en un proceso de negociación. Los derechos de los españoles en el RU, son los primeros a tener en cuenta. Pero permítame también que rompa una lanza en favor de los británicos residentes en España, los más europeos de los europeos, seguramente. Recordemos que 1/3 de los británicos residentes en la UE lo son en España, unas 400.000 personas. Los ciudadanos deberían ponerse en un primer plano de nuestras preocupaciones. Son ciudadanos que han construido su vida familiar, profesional y personal de acuerdo con el marco jurídico que se les ofrecía. Ahora no deberían quedar perjudicados.

En todo caso, los derechos de residencia, laborales y sociales de los ciudadanos europeos que viven en el RU han de ser garantizados desde el primer momento en régimen de reciprocidad.

Después, y sólo después de estos, están los intereses de las empresas. Desde Cs consideramos que las grandes empresas y entidades financieras disponen de recursos para proteger sus intereses. De manera que nuestra preocupación fundamental estará en defender y proteger los intereses de las PYME.

En este sentido, existe una justificada preocupación en los sectores agroexportadores, pesqueros, de pymes exportadoras y del turismo que han de ser tranquilizados mediante un dialogo continuo. También le pregunto: ¿Está de acuerdo?

En cualquier caso, las líneas generales que el Consejo Europeo aprobará sobre la negociación del Brexit deben reflejar ya que los intereses de España son tenidos en cuenta y Cs hará un análisis profundo de las mismas para determinar si el Gobierno ha actuado con la diligencia debida.

Gibraltar, colonia británica, por su condición de territorio no autónomo en definición de las NNUU, pendiente de descolonización, se constituye en una oportunidad para usted como Ministro, para este Gobierno y para este Parlamento también, de resolver una cuestión enquistada desde hace unos cuantos siglos. Gibraltar ha de ser excluida de las negociaciones que lleve a cabo la Comisión, ya sea sobre las disposiciones transitorias tras el Brexit o sobre la aplicación a dicho territorio de la nueva relación permanente entre la UE y el RU. Mi pregunta:¿Cree usted que se conseguirá que una mención de este tipo quedará integrada en las guidelines?

La cooperación policial y judicial existente no puede perderse y debería incrementarse entre el RU y la UE. En interés de las dos partes. El RU puede querer dejar de ser UE, pero no por ello dejará de ser Europa. ¿Cómo ve usted este asunto?

Hay también que despejar muchas otras dudas: ¿cuándo empieza a contar la desconexión?, a partir de hoy o pasados los dos años previstos en el Tratado; ¿qué cheque deberá pagar el RU? El periodo transitorio entre el Brexit y el nuevo acuerdo. También en cuanto al nuevo acuerdo, ¿a cuál o cuáles acuerdos comerciales se va a parecer? Se nos amontonan las cuestiones y en cuanto a todas ellas debería existir un compromiso y un acuerdo parlamentarios a lo largo de todo el proceso.

Nuestro grupo no sólo ofrece su colaboración en este asunto del Brexit, que es clave para España. Colaboración que está prestando Cs, aquí y en el Parlamento Europeo. Quiero poner en valor el papel que en el Parlamento Europeo está teniendo Cs en cuanto al asunto, delicado donde los haya, de la nacionalidad.

Pueden ustedes contar con nosotros. Pero, qué duda cabe, exigiremos y exigimos reciprocidad.

Resolución 29 PE, reubicación lo más rápido posible de la autoridad bancaria europea y de la agencia de medicamentos . Este parlamento ha solicitado que la sede de la segunda esté en Barcelona. ¿Cómo ve esta cuestión?

Para terminar, en nuestra opinión España debería ayudar a mantener una negociación firme con el RU, en la que los intereses europeos queden salvados. A lo mejor hay alguien que quiera hacer pasar a España por un país blando en el proceso de negociación. No es nuestro criterio. Y esta comparecencia debería servir para mostrar la voluntad firme del gobierno. No en vano —y lo decía al principio de mi intervención—, España y el conjunto de la UE han hecho todo lo que estaba en su mano para favorecer la permanencia británica. Y la firmeza, recordémoslo, también constituye un aviso a navegantes populistas eurófobos. Porque aquí no nos estamos jugando solamente el mejor Brexit posible, también el Frexit o el Nexit, o cualquier otro exit que planee sobre el incierto futuro de la UE.»

martes, 7 de marzo de 2017

Intervención en la comparecencia del Secretario de Estado de la Unión Europea el 6 de marzo de 2017


video
 
- Empezando por el Malta Declaration Plan, en relación con la entrada de emigrantes a la que a me referiré en otro momento, y siguiendo por el Plan de accion de La Valletta, el Plan de Inversión Externa Europea, el plan sobre la estrategia común de seguridad y defensa, el plan para la acción Europea de Defensa, un plan militar y otro de apoyo conjunto de coordinación, las acciones conjuntas entre la OTAN y la UE para implementar la declaración de Varsovia de julio de 2016, la estrategia del mercado único digital que será revisada en mayo, el European Solidarity Corps para ofrecer oportunidades de empleo para los jóvenes... la agenda del Consejo de marzo es un compendio de planes. O, lo que parece lo mismo, una suma de patadas hacia delante.

- Si a eso le unimos el nuevo marco de partenariado Europeo también en materia de emigración -que por cierto sigue siendo opaco- o las nuevas modalidades de Cooperación en este ámbito, los gaps que se observan en Grecia e Italia, la necesidad de un mayor esfuerzo por los Estados miembros en materia de reubicación de refugiados, de su procedimiento y de la reubicación de menores, la Agencia de la UE para el Asilo de la que hacen responsable al Parlamento Europeo, el escaso progreso del sistema Europeo común de asilo, que todavía se está trabajando en el ETIAS (European Travel Information and Authorisation System) o el Entry Exit System, el sistema de información y bases de datos, el prometido fondo Europeo de Defensa o el nuevo desplazamiento de información en este terreno hasta junio de 2017, otra patada hacia la responsabilidad del PE en cuanto al European Fund for Strategic Investments (EFSI), que sólo quedará resuelto al parecer a finales de mayo, lo mismo que ya advertia respecto del mercado único digital y otros aspectos del mismo por lo visto estancados también en el Parlamento. La revisión de la Directiva, la reforma del sistema de copyright, la revisión de los Telecom y la propuesta de la e-Privacy, la de los servicios audiovisuales, las ventas digitales a distancia las conversaciones que continúan en cuanto al Mercado Único de Capitales, también en el PE, el European Venture Capital Funds y el European Social Entrepreneurship Funds regulations... la ausencia de avances concretos en cuanto a la Union Energética y que, aprobado el CETA -que nuestro grupo suscribe-, aunque sometido a un complejo proceso de ratificación por los Estados miembros, el TTIP parece abandonado. Y sometidos a amenazas de dumping en el acero, se reconoce que un acuerdo comercial con Japon es poco menos que imposible y una mención que nada señala sobre Mercosur -muy importante por razones culturales, históricas y económicas para España- y otra a Singapur que tampoco dice apenas nada...

- En resumen, pendiente de lo que ocurra en las elecciones de Holanda, Francia y Alemania y, a lo mejor, Italia, la UE está estancada.

- Debo afirmar que es posible que Europa esté estancada por causa de los procesos electorales internos, pero no debería emitir señales confusas que alimenten al populismo, con el solo propósito de pretender reducir la base electoral de los euroescépticos a través del peor de los procedimientos, que es el de darles la razón. No debería Europa, tampoco la CE, ni siquiera sugerir la privación de libertad por año y medio a personas que no han cometido delito alguno sólo porque los Estados no han completado los requisitos para su expulsión. ¿Qué piensan ustedes al respecto?

- Pero aún resuenan las cuestiones que planteaba la semana pasada la Comisión Europea en su Papel Blanco:
  • Que, por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial, se constata que el ascensor social generacional ya no funciona y que Europa puede perder a toda una generación.
  • Que Europa, con una media de edad de 45 años, será la región más vieja en 2030. Con estructuras familiares modificadas, una población en cambio, unos modelos de urbanización diferentes, así como será diferente la vida laboral, lo cual afecta a la cohesión social. De un trabajo para toda la vida hemos pasado, en el mejor de los casos, a tener más de 10. Trabajan más mujeres, sí, pero en peores condiciones laborales.
  • Los sistemas de protección social deberán modernizarse para seguir siéndolo.
  • Los retos del creciente uso de la tecnología y de la automatización afectarán a nuestro trabajo y a nuestras empresas. Lo que nos conduce a un necesario replanteamiento de la educación y de los sistemas de formación continua.
  • La descarbonización de su energía, la adaptación al cambio climático y las presiones del medio ambiente.
  • La presión migratoria y el consiguiente debate sobre solidaridad y responsabilidad.
  • La adjudicación de responsabilidades a Bruselas de todos los males, a la vez que nos apropiamos de los éxitos en casa.
  • Hace 10 años la mitad de los europeos confiaban en la UE, hoy solo lo hacen un tercio.

- ¿Qué tiene que decir el Gobierno a todo esto?

- ¿Qué escenario -o escenarios- de los propuestos en el Papel Blanco maneja nuestro Gobierno? ¿Piensan ustedes en una Europa a dos velocidades o en una Europa a la carta?

- Hablamos de emigración y de refugiados, ¿cómo va el compromiso español en materia de refugiados?

- ¿Qué ocurre con el Brexit? ¿Considera el SEUE que nos acomodaremos a un Brexit duro o cree más bien que la unidad europea se cuarteará llegado el momento?

- Declaración de Roma, creo que debemos partir de dónde estábamos hace 60 años, donde estamos ahora y sobre todo que podemos avanzar más si caminamos juntos y poco si lo hacemos por separado.

- Y, para terminar, ¿apoyará el Gobierno la reelección de Donald Tusk en la presidencia del Consejo —por cierto, en dificultades con su propio gobierno, lo cual en nuestra opinión dice más a favor del actual presidente que en su contra—, o es más bien partidario de repartir el poder en las instituciones europeas entre las diferentes familias ideológicas?

Me temo que me contestará que todo el poder para el PPE, pero eso no es creo yo ninguna garantía de equilibrio.
cookie solution